martes, abril 11, 2006

 

LA GALA SOPORÍFERA DE LAS PALABRAS.

Para matar dos pájaros de un tiro, y no agotar a la enorme minoría que nos lee, hoy hablaré de varios temas que ocupan estos últimos días en lo que a cine se refiere, y en lo que a bodrios, también.

Para empezar, hablaré de la vergonzosa, aburrida, interminable y hasta cutre gala de los Goya. Lo primero que no entiendo es por qué en todos los medios se habla tan mal de esta ceremonia, sorprendiéndose por su poca calidad y su duración. ¿Es que nadie la ha visto otros años?, no amigos, para mí no es sorprendente, TODOS los años es así, sólo que este año ya ha sido vergonzoso.

Y es una lástima, porque para mí este año, España ha regalado a los cinéfilos un puñado de buenas realizaciones, véase “Princesas, “El método”, “Habana Blues” “Obaba”, etc. De esta última, lo que no entiendo es que no sea merecedora de ningún premio nacional, y fuera nuestra representante para los Óscars. Para mi gusto, no está tan mal. Como mal estuvo el improvisado guión de los que entregaban galardones, mal estuvieron los presentadores, que parecía que estaban presentando una fiesta de fin de curso en un colegio. No lo entiendo, ¿pueden interpretar a maestra rural enamorada, a un tarado violento, a empresarios extremadamente ambiciosos, o al cocinero de una plataforma petrolífera, y no son capaces de presentar de una forma más amena, sin hacerse los graciosillos? Bueno, a la Pataky tampoco le podemos pedir mucho más.

Por último, genial el premio para Woody Allen (que por cierto, recogió su hermana, por si no lo sabían, porque ni lo dijeron en la gala), como genial los de Óscar Jaenada por ser el doble de Camarón, la BSO de Habana Blues, a Carmelo Gómez, las actrices de Princesas y a “Tapas”.
Y mi opinión sobre “La vida secreta de las palabras”: es innovadora, original, con actuaciones impecables, música exquisita.... pero no es para tanto. Es otro ejemplo de sobrevaloración de una historia con poca chicha, pocas palabras y muchos minutos.

Como la gala de los Goya, a excepción de lo de las palabras, que sobraron muchas.

Cambio de tercio; recomendaciones para el atracón antes de la pantomima de los Óscars de Jolibud. Aunque el Pájaro Espino la aconseje, no vean “Crash”, film con moralinas facilonas sobre el racismo, con delirios de peliculón. A los americanos seguro que les encanta.

“Munich”: para mí, emocionante, estéticamente genial y técnicamente impecable. A algunos le parecerá muy larga. A mí no.

“Brokeback Mountain”: lo único malo que tiene es la traducción del título, patético, aunque si nos ponemos con la traducción literal, sería “la montaña de los rompe....”, bueno, mejor lo dejamos. A muchos les parecerá un aburrimiento, y otros no irán porque les da cosilla ver una historia de dos machotes que se quieren. Yo fui en ese plan, y reconozco que me tocó la fibra ésa. Vayan a verla, no es una historia sobre homosexuales, es una magnífica historia sobre relaciones humanas.

Pero mi recomendación del mes es la producción árabe “Paradise Now”, nominada a mejor película de habla no inglesa. Relata las 24 horas previas a la inmolación de dos terroristas palestinos; sus dudas, sus razones y sinrazones, y nos narra lo irracional de una espiral de guerra generacional en la que cada día muere gente de uno y otro bando. El director se permite la licencia de narrar con humor la escena en la que los terroristas graban en vídeo un discurso antes de suicidarse. Fuerte, pero muy buena. Me quedo con una frase: “Somos muertos en vida”. Tenemos la suerte de poder verla en el Aliatar, y eso no pasa todos los meses.

Y por último, ayer pude ver “Caché (escondido)”, la última de Michael Haneke. Este tío es el director de “La pianista”, que casi me hizo vomitar, y no porque fuera mala, sino porque roza ya lo indecoroso y desagradable. Pues esta es una peli excesivamente lenta, que nos mantiene en tensión y en vilo todo el metraje, para que luego no se aclare la trama, no nos enteremos de nada y cualquier cosa valga. Ahora, agobiante sí que es, sí.

A mí estos films hacen que me plantee muchas cosas: que hay cientos de historias mucho más interesantes que contar en dos horas con esos actores impecables, que cualquiera puede hacer una película y que encima le den premios (y digan que su cine es vanguardista), o que yo he perdido ya el criterio.

Por eso me gustaría que alguien que no esté de acuerdo conmigo, escriba un comentario al Dr. Zoom.

Así que no me hagan caso, y vean lo que quieran, que quizá he ido demasiado al cine en este último mes.

DR. ZOOM.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?