miércoles, febrero 08, 2006

 

WOODY ALLEN, AFORTUNADO EN EL JUEGO...

Afortunado en el juego, desafortunado en amores... esta frase podría resumir la excepcional película que nos acaba de regalar, y también su excéntrica vida personal, relatada en cada una de sus obras, si consideráramos el cine como un juego.

Y es que mi querido Woody es quizá el único, o uno de los pocos directores, que en cada film nos hace sentir confidentes de su vida privada, de sus inquietudes, miedos, extravagancias. Y además, nos emociona y nos hace reír. Quizá porque esas confidencias son tan suyas como nuestras, y nos sentimos identificados.

Me cautivaron Manhattan, Annie Hall; me partí de risa con Poderosa Afrodita, Desmontando a Harry, Bananas, o El Dormilón; me emocioné con Interiores; me divertí y canté con Todos dicen I love you; y disfruté del jazz con Acordes y desacuerdos. Y por último, y sé que muchos no estarán de acuerdo, Melinda y Melinda me encantó. Pocos consiguen todo esto. Y yo no soy muy exigente.

Y ahora, llega con su “Match Point”, y les da una bofetada de las que pican a los que criticaban a Allen por su particular forma de hacer cine. Con esos montajes improvisados, desordenados, esas conversaciones cotidianas, dejando la cámara fija en un pasillo por el que habla gente, o filmando varias conversaciones simultáneas y distintas en una misma escena. Ya nos demostró esto en “Todos dicen...”, pero ahora nos ha apretado las tuercas con su llave ( llave “Allen”, ja, ja) y realiza un film impecable en cuanto a lo técnico, narrativo e interpretativo. Para mí, como decían los griegos para definir algo perfecto, es esférica, redonda.

Hasta ahora la obra de W.A., se resumiría en esta frase que decían los personajes de la cafetería de Melinda y Melinda, “cuando una historia está llena de tragedias, se convierte rápidamente en comedia”.

Pero aquí, el director se olvida del jazz para adornar las escenas con ópera, consiguiendo que la película poco a poco se torne en tragedia griega, tal y como se sospecha cuando vemos al protagonista al comienzo, leyendo la novela “Crimen y Castigo” de Dostoyevsky. También elimina por completo los comentarios sarcásticos para adentrarnos en unos personajes muy extremos: el papel principal del tenista que se va adentrando en la jé sé, la esposa repipi obsesionada con el embarazo, que calcula hasta la hora exacta a la que tienen que hacer el amor, y la sensual, provocadora amante interpretada por Escarlata Johanson.

No se pierdan la primera aparición de la actriz, en la magnífica escena de la mesa de ping- pong, con ese vestido blanco... es un vendaval de deseo y tentación, que cautiva a Rhys-Meyers y al espectador . Y aunque el protagonista poco a poco se va pervirtiendo y adentrando en un atajo que al final no tiene salida, hasta mostrar el monstruo del desenlace fatal, llegamos incluso a sentirnos identificados con él, y a veces hasta nos ponemos de su parte.

Y todo nos hace cuestionarnos si realmente estamos ante un film de Allen, y aunque nos encanta su sarcasmo, su humor y diálogos sobre sexo y psicoanálisis a los que nos tiene acostumbrados, su película es tan buena que no nos importa, ya que mueve la acción como un minucioso juez de silla, en un partido entre clases sociales, aprovechando para criticar la clase alta y la escalada a su cima de un humilde y frustrado jugador de tenis.

Me encanta la frase que para mí resume esta historia, “aquel que dijo prefiero tener suerte a tener talento, conocía la vida en profundidad”. Aunque no todo en la vida es consecuencia del azar, también influye una buena elección. La pelota da en la red y se congela: si cae en tu campo, pierdes, y si lo hace en el contrario, ganas.

Desde luego, Woody Allen nos ha ganado el partido. Por tanto, punto de partido para Woody Allen, y por mí, que le den el Óscar, la copa Davis, y hasta la copa Dalky.

DR. ZOOM.

Comments:
Poliseo ya escribió de la peli... hace tiempo. Para quien le interese otra crítica:
http://polisea.blogspot.com/2005/11/match-point.html
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?