martes, diciembre 13, 2005

 

LAS SALIDAS PUENTE DEL PARTIDO SOCIALISTA.

Al Pájaro Espino se le han puesto las plumas como escarpias con la última del Partido Socialista (¿Obrero?) Español. Y si no fíjense, fíjense… que la cosa no tiene desperdicio.

Resulta que el partido de marras ha distribuido un video, o deuvedé, entre sus dirigentes donde se les enseña la manera en que deben dirigirse a la cámara, cómo deben ir vestidos en actos públicos, atarse los cordones, peinarse… y una innumerable ristra de recomendaciones que puedan equilibrar la imagen de ciertos personajillos del club. Pues bien, en el susodicho video, o deuvedé, aparece un caballero, que es el que da los consejillos en plan colegueo y buen rollito (como diría Don Arturo), y entre otros comenta: “ En las entrevistas tengan ustedes preparadas salidas puente”. Y el colega, y peor aún la dirección del partido, se queda tan a gusto. Ole, ole.

Un video público en el que directamente se enseña, recomienda y aconseja el uso de las “salidas puente” en las entrevistas. A salirse por la tangente vaya, que es como se ha llamado a eso toda la vida.

El problema está, como ya se habrán dado cuenta, señoras y caballeros, en que si uno tiene necesidad de salir por la tangente es por una de estas tres razones: O porque no sabe, o porque oculta algo, o porque intenta engañar. No hay más. Nasti de plasti.

Y miren ustedes, que se incite públicamente a capear la vaquilla en los debates y entrevistas públicas me parece bochornoso. Sí, ya sabemos que todos los politicos de cualquier ideología, por el hecho de ser políticos, deben saber esquivar los temas que no les convienen… pero no lo digan públicamente señores, disimulen un poquito. No saquen un video, o deuvedé, avisando a los españoles que, debido a su incapacidad para la vida política, van a aprender a huir de la esencia del debate, la discusión, lo que forja a un político. Aunque si no disimularon para llevarse los milloncejos en alguna legislatura de cuyo nombre no quiero acordarme mucho menos lo harán para esto.

Pues ea, queda avisado el honorable pueblo español. Que sepan ustedes que los dirigentes del partido del gobierno están aprendiendo estas maniobras marranas. Pero vaya, que no engañan a nadie. Porque al politico que no sabe o quiere mentir se le ve a la legua. Y si es socialista más (por eso les mandan el video, o deuvedé. Para que aprendan a que no se les note).

Lo mejor es que el Presi ZP, maestro de la demagogia política, no precisa tal aprendizaje. Y si no fíjense bien en él y aprenderán a vaciar de contenido palabras como libertad, derechos o pueblo, para utilizarlas con el valor que le da la mera estética. Palabras sustanciales en nuestro ordenamiento que en su boca suenan huecas. Palabras prostituidas en beneficio de las salidas puente.

Pero no desfallezcan. Aún quedan buenos oradores. Si quieren escuchar debatir a un político de verdad, échenle un ojo a Don Gustavo de Arístegui, antiguo portavoz de exteriores del Partido Popular. Un politico que habla con datos contrastados, conoce la actualidad, el mundo y los problemas de la calle. Y además tiene una oratoria impecable. Va directo al núcleo del debate con conocimiento de causa. Vaya, que da gusto oírle hablar. Y, señores socialistas, en la vida lo he visto salirse por la tangente.

Como el también recordado Don Julio Anguita. Que aunque era rojillo, decía las cosas como eran. Cuando este hombre salió de la política española murió el auténtico debate de izquierdas y yo me hice, irremediablemente, de derechas.

EL PÁJARO ESPINO.

jueves, diciembre 08, 2005

 

EL PÁJARO ESPINO, EL DR ZOOM, DIOS Y EL DIABLO.

Con la Iglesia hemos topado. Y también con el Diablo. El Dr. Zoom nos muestra, con su tono lenguaraz y descarnado una sana crítica (si es que las críticas pueden ser sanas) respecto al film El exorcismo de Emily Rose. Que Dios se apiade de nosotros.

EL PÁJARO ESPINO.
EL JUICIO DE EMILIA ROSA.

Como diría mi fiel amigo espinado, el pájaro ése, uno de los criterios para decir que una peli es buena (aunque no el único), es que el título y la promoción que se le da, no sea engañosa. Yo no estoy del todo de acuerdo, ya que si seguimos este criterio, “Virgen a los 40”, o “El clan de los rompehuesos”, serían buenas.... pero creo que en cierta medida, es cierto. Las películas que acabo de mencionar no nos intentan vender algo que no son; son basura y así nos la ofrecen, sin más.

Pero lo contrario le ocurre a muchas películas “de miedo”, y en el caso que nos ocupa: “El exorcismo de Emily Rose”. La cosa pinta muy bien, con un cartel que eriza el vello de mis brazos y unos trailers muy prometedores, pero luego, la realidad es otra.
Y es que ya muy pocos realizan bien este género; parece que el único recurso es el susto con la música a toda mecha, y si no, la típica de un grupito de jovenzuelos que van muriendo como chinches, léase “Scream”, “Pesadilla en Elm...”, o esa de “Te la tengo jurá por lo que me haces to los veranos”, o algo así, (cada una con toooodas sus secuelas, precuelas y sanguijuelas). De las últimas, se salva Frágiles, que está bastante bien.

Todos estos filmes dieron paso a una oleada de películas (que aún no se ha acabado) coreanas, chinas y japonesas, que abrieron un nuevo género muy esperanzador, con la más que correcta “ The ring”. Pero llegó el imperio yanqui y se ocupó de rodar remakes de cada una de ellas; luego, los coreanos hacen la secuela, luego la precuela, es decir, lo que pasó antes de la primera, pero de la coreana, no de la americana, y luego los americanos hacen el remake de la secuela y de la precuela... es decir, la pesadilla que se muerde la cola.

Y yo ya no sé cuál he visto, si la segunda parte de la coreana, o lo que ocurrió antes de la primera de la yanqui; si La maldición dos, pero la china, o la de las humedades en el techo, que si es americana es La Huella, y si es coreana, se titula Dark Water. Para ello no es buen método recordar los argumentos, porque en todas muere un niño o niña en una acequia o en un pozo, creo.

A lo que íbamos, en “El exorcismo...” no está mal, pero nos la han vendido como una peli terrorífica, cuando en realidad es un largometraje sobre el proceso judicial al sacerdote que celebró un exorcismo (un siempre creíble Tom Wilkinson) a una pobre chica que no sabemos si es epiléptica o satánica. De manera que durante el juicio, se van introduciendo una serie de flash-backs que nos muestran los síntomas de posesión de la chica, que a mí no consiguieron siquiera ponerme un poquito tenso, a excepción de las ancianas a las que le salen ojeras, que ya nos había destripado el anuncio de tv. La abogada que defiende al cura, es Laura Linney, cuya actuación es bastante correcta, contra un estirado fiscal que es Campbell Scott, (el guapito de Elegir un amor, enfermo de leucemia que ligaba con Julia Roberts), con un corte de pelo a lo Zaplana.

Total, los que quieran pasar miedo, ni tendrán sustos, ni nada, creo, ya que el director recurre a las típicas frases en latín y arameo de las que ya estamos inmunizados, a una poseída o (posesa) haciendo aspavientos y revolcándose por el suelo. Y para los que les guste las pelis de juicios, están mejor los procesos de Testigo de cargo, JFK o En el nombre del padre.

La sombra de El exorcista ( y de sus inmejorables banda y efectos sonoros) es muy alargada, y al hacer una película que trata del mismo tema, es muy difícil no compararlas. Y más cuando la publicidad es engañosa.

PD.(para los que ya la han visto): Eso de que aparezca muerto el único testigo que puede salvar el caso, ya está demasiado trillado.
DR. ZOOM.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?